• Arturo Sosa

Una visitante lejana



Esta fue una de las primeras fotografías que tomé cuando comencé a visitar esta montaña.


Simplemente me fue imposible no capturarla con mi cámara.


Desde donde yo estaba, calculé que bien medía unos 7 u 8 metros de altura, sino es que más. Exuberante y altiva.


Como buena epífita, había crecido alrededor de un árbol que le sirvió como soporte; sus hojas enormes y elegantes llamaban la atención.


Sin saber su nombre, regresé a la casa para buscarla entre mis libros. Descubrí que era, posiblemente, una planta trepadora con guía, pero necesitaba conocer más de ella. Así que me comuniqué con Iliam Suyapa Rivera, docente del Departamento de Biología de la UNAH-VS, quien me dio la identificación: Epipremnum aureum.


Lo sé, el nombre en latín puede ser complicado y quizá no signifique nada para nosotros, simples mortales. Pero la maestra Iliam me enseñó otra cosa: es una planta originaria del sureste de Asia, Nueva Guinea y parte de Australia.


¿Qué hace aquí esta planta? ¿Cómo llegó a San Pedro Sula?


Quizá llegó a un vivero como planta ornamental. Quizá la trajo alguna de las compañías bananeras hace muchos años atrás.

No lo sé.


Pero ahora está aquí en Miramelinda, en el Merendón.


San Pedro Sula

2019


51 views0 comments

Recent Posts

See All