• Arturo Sosa

San Sebastián




Capitán cristiano de la guardia pretoriana del Emperador Maximinio, fue condenado por su fe a morir atado a un poste bajo una lluvia de flechas. Sin embargo, logró sobrevivir y dado por muerto, fue recogido por almas piadosas y curado en casa de una noble cristiana de nombre Irene.


Cuando se recuperó, se presentó ante el Emperador para reprocharle sus crueles persecuciones contra los cristianos. Maximinio montó en cólera y lo condenó a ser azotado hasta la muerte.


En el libro Arte y Evangelización, la historiadora del arte hondureño Leticia de Oyuela escribió:

«Talla policromada de evidente escuela guatemalteca, aproximadamente de la segunda mitad del siglo XVII y procedente de la Misión de Luquigüe, Departamento de Yoro. Actualmente restaurada y en depósito del Instituto Hondureño de Antropología e Historia».


Tegucigalpa, 2002

15 views0 comments

Recent Posts

See All