• Arturo Sosa

Lluvia horizontal


Todos conocemos la lluvia vertical.


¿Acaso existe otro tipo de lluvia?


Sí, la lluvia horizontal.


¿Perdón?


Otra manera de cómo se provoca la lluvia ocurre cuando las nubes cargadas de agua chocan con los árboles, especialmente en los bosques de las cimas más altas.


Allí, las hojas y tallos de los árboles detienen las minúsculas partículas de agua, atrapándolas. Al llegar el día, el sol las condensa y comienzan a deslizarse al suelo, de gota en gota, una por una.



Eso es la lluvia horizontal.


Ya en el suelo, las gotas formarán pequeños charcos que a su vez se transformarán en hilos de agua y estos en pequeños arroyos para luego, unidos, cayendo montaña abajo, serán nuestro Río de Piedras. O el Santa Ana, Zapotal, Río Blanco y Armenta.


En pocas palabras, sin árboles no hay ríos.


¿Recuerdan aquél profesor español del año mil ochocientos y tantos del que les hablé hace poco? Bueno, ese señor tenía razón. Los árboles producen agua; ya por captación, ya por transpiración.


Ahora tengo una duda muy seria: si usted fue de las personas que votaron a favor del Decreto 334-2013 que posibilitó deforestar 2000 hectáreas de bosque aquí en la Cordillera del Merendón de San Pedro Sula, o participa en el proyecto residencial en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Tigra, ¿Cómo va a hacer para reponer estas miles de fábricas naturales y gratuitas de agua que eran los árboles y plantas que cortó?


¿Cómo?


Porque no es una respuesta sencilla. No se trata de mandar a construir presas, simples depósitos de agua que viene de algún lado.


Se trata de hacer agua natural.


Vuelvo a preguntarle: ¿Cómo lo va a hacer?


San Pedro Sula

2019












41 views0 comments

Recent Posts

See All