• Arturo Sosa

Eso llamado rocío


En 1859, don Antonio Cipriano Costa publicó su «Programa y Resúmen de las Lecciones de Botánica General», clase impartida en la Facultad de Ciencias de Barcelona, España.


Por esas cosas de la vida, me topé recientemente con la publicación y leyendo aquí y allá, encontré en la página 49, cómo don Antonio describía el proceso de la respiración en las plantas en una manera muy propia de esa época:


Las hojas, a imitación de los pulmones, á más de asiento de la respiración lo son de una exhalación que puede compararse con la transpiración pulmonar.- Esta exhalación es vapor de agua que pierde la savia...aquellas gotitas liquidas que se nos figuran de rocío en la superficie de ciertas hojas cubiertas de una materia cerosa, como la berza, son de transpiración condensada...

Más adelante, el profesor relataba los experimentos hechos en girasoles, más de cien años antes, por Stephen Hales (Vegetable Staticks Vol 1. 1727) acerca de la pérdida de agua por transpiración en las plantas.


No pude menos que sorprenderme, Hales descubrió que en una noche, un girasol puede perder como mínimo unas 3 onzas de agua.


El catedrático español terminaba diciendo:


...calcúlese cuán grande debe de ser la cantidad de agua exhalada por esas masas de vegetación que llamamos bosques...nada más haciéndose cargo de la inmensa superficie evaporable que presentarían todas las hojas, por ejemplo, de un grande pino reunídas y habida razón de su superficie cilíndrica...

Y me pregunté: ¿pasará lo mismo en esta enorme montaña de Miramelinda, aquí en El Merendón de San Pedro Sula?


Debo comprobarlo...



¿Será esto lo que llaman rocío"?


En realidad, el rocío es el agua que no ocupa la planta y la expulsa. Como todo ser vivo, la planta elimina esa agua de más a través de las estomas en las hojas y tallos (las estomas son, digamos, algo parecido a los poros humanos).


Pero, ¡cuidado! Perder mucha agua no es conveniente para ellas (bueno, tampoco para nosotros los seres humanos). Así que normalmente la planta lo hace durante la noche, cuando hay menos luz y calor, de esta manera se evita el riesgo de botar mucha agua y deshidratarse. Cuando llega la mañana, y el sol comienza a calentar, esas minúsculas y casi imperceptibles micro gotitas de agua, se condensan y se juntan en gotas más grandes y visibles; al igual que cuando uno saca una botella helada del refrigerador y comienza a 'sudar'. Conforme avance el día y sube la temperatura, esa agua se evaporará y subirá con el aire caliente a las alturas de la montaña. Arriba encontrará aire frío y se producirá un shock tan fuerte por la diferencia de temperaturas, que el agua se condensará nuevamente, se volverá tan pesada que el aire no la podrá sostener y caerá en forma de lluvia. Lluvia…vertical.


San Pedro Sula

octubre 16, 2019.

49 views0 comments

Recent Posts

See All