• Arturo Sosa

El brillo de Guazucarán



«Hace poco, mientras almorzaba en un restaurante de Tegucigalpa, escuché por azar una historia sobre Ladislao Valladares el autor del Escudo Nacional de Honduras. La persona que la narraba hacía alusión a unas minas antiguas muy cerca de Ojojona y que habían servido de modelo para las bocaminas que aparecen en nuestro símbolo patrio.


El tema era totalmente desconocido para mi y por supuesto capturó mi atención; no tardé en ir a Ojojona con mi hijo Alberto a documentarlas. Fue un viaje maravilloso, en parte por compartir con mi hijo, y también porque encontramos un retazo de nuestra historia. Un retazo con brillo.


Las minas de Guazucarán, en la aldea del mismo nombre, fueron descubiertas en el año de 1569 por don Diego de Manzanares. El filón de plata era tan grande que Manzanares tuvo que buscar inversionistas foráneos para poder acometer la empresa de explotarlas. Sus socios fueron nada más y nada menos que Francisco de La Cueva y doña Leonor de Alvarado, hija del Adelantado Pedro de Alvarado. La pareja vivía en Guatemala y aportaron los fondos suficientes para dar inicio a los trabajos.


En el año de 1574, llegaron un minero de Oaxaca, México, y 60 esclavos negros para desarrollar el proyecto. A partir de ahí y durante los siguientes años, Guazucarán se convirtió en la mina de plata más importante de Centroamérica…».


Han pasado doce años desde ese primer texto que escribí y desde entonces no había vuelto a Guazucarán.


Hasta ahora.


Después de tanto tiempo, esta vez regresé acompañando a los historiadores Bryan Buezo y José Cáceres, quienes junto al Padre Marcos Reinieri y Álvaro García, oficial de turismo de la Alcaldía de Santa Lucía, buscan los lazos que unieron a esta alejada aldea de Ojojona con el pueblo de Santa Lucía.


Los lazos originales de la antigua minería hondureña y de nuestra identidad como nación.


Los restos de Ladislao Valladares, autor del Escudo Nacional, descansan en la Iglesia del Carmen de Ojojona.



¿Por qué es importante Guazucarán?


De acuerdo al historiador Pastor Gómez, «Guazucarán fue la primera sede de la Nueva Alcaldía Mayor de Minas de Honduras, pues cuando esta fue creada, Guazucarán era el principal asentamiento minero de la zona, y las vetas de Santa Lucía, en Tegucigalpa, todavía permanecían sin identificar…».


De hecho, todas las fuentes señalan que tras el surgimiento de las minas de Santa Lucía (y otras más cercanas al original poblado de Tegucigalpa) es cuando se hace el traslado de la Alcaldía Mayor de Minas de Honduras, al de Alcaldía Mayor de Minas de Tegucigalpa.


Entonces, ¿dejaron de funcionar las minas de Guazucarán a partir de ese momento?


Para nada.



Antiguos 'vertederos' horadados en piedra servían para quemar muestras pequeñas de broza extraída y verificar si había oro y plata. Los encontramos ocultos bajo una montaña de hojas secas.




Estas minas continuaron siendo explotadas durante los siguientes siglos hasta mediados de los años cincuenta, cuando ya eran propiedad de la familia O´Connor, irlandeses que habían llegado a finales del siglo anterior provenientes de Gallway, una ciudad en la costa oeste de Irlanda.


Es decir, Gazucarán fue trabajada durante unos 380 años aproximadamente; aquí nacieron, trabajaron y murieron cientos de hombres y mujeres. Quizá miles hondureños y extranjeros.


Bryan Buezo y Álvaro García hacen los primeros registros antes de entrar a la enorme bocamina. ¡Los colores son fantásticos!



Sin embargo, las minas de plata más famosas de Honduras y que en algún momento sirvieron de modelo para incorporarlas en el trazo del Escudo Nacional, ahora permanecen abandonadas, relatando su historia para todos aquellos que deciden salir a buscarlas.



José Cáceres toma un respiro antes de descender. Abajo, la oscuridad es total.



A pesar de los siglos transcurridos, minúsculos fragmentos de lo que podría ser plata brillan con la luz mientras permanecen todavía adheridos a las rocas colectadas.



Indudablemente, más allá del concreto gris y frío de nuestras pequeñas ciudades principales, todavía existe una Honduras más grande, inexplorada. Profunda por definición.


El mejor país del mundo.





121 views0 comments

Recent Posts

See All