• Arturo Sosa

Cuestionario para Vacunación COVID-19

A todos los compatriotas enlistados en la nueva DNI y que se encuentran como toda la tropa, como cualquier indio, en espera de su vacuna, se les pide leer en voz alta, y con emoción, las siguientes frases:


¡Que bocho!


¡Que Úúúú…que Ááááá…!


¡Vamos a Patines Plaza!


¡Le cayeron en vaca!


¡Boa, boa…!


¡Zafuca Piluca!


¡Safari Salvaje!


¡Fuego María!


¡Que tuanis!


¡Que chorris!


¡Lleva a tuto al cipote!


¡Que pelis!


¡Arme, Coime!


¡Ahí viene La Jura!


¿Vamos al Roll de las 5?


¡Pucha, me dio el palo esa maje!


¡Vamos a luneta, vaya!


¡Brother: es prohibida para menores de 21!


¡Vamos a las Carnitas!


¡No seas chambón, Hijo!


¡El barzón trabaja dos veces!


¡Iba como a mil!


¡Así se reventó uno en Olancho: de tanto ver!


¡Aquí me apéo!


Si Usted reconoce alguna, la mayoría o todas estas expresiones, se le avisa que ya se le pasó su cita para la primera vacuna (a las personas de 103 años les tocó el mes pasado).


Ni se tire…porque se raspa.


Usted ya se fue, y sin tocar tablita.


Peor ahora, que solo estamos inyectando “Vengaenseptiembre”.


Atentamente

SINHACER


Posdata:

Por supuesto, se excluyen del presente comunicado a los 82 nunca bien ponderados personajes que viajaron a Israel y mucho, mucho menos, a los afortunados señalados en la Lista Engel. A pedido popular, añádase a la lista de la Embajada de Estados Unidos a Fernando Anduray…por boa.


El Suscrito

6 views0 comments

Recent Posts

See All

Mire usted, a mi no me gusta el chisme, pero...

No sé cómo lo supo, quién le chismeó o si fue que simplemente se las olió, pero cierto es que don Augusto Constantino Coello lo dejó ir a quemarropa: “India virgen que hermosa dormías...” Mire usted.

Requisito para la nueva, nueva tarjeta de identidad

Por este medio, el Suscrito pone a disposición de los amables compatriotas, gracias a un servicio público del Registro Nacional, el nuevo examen obligatorio como paso previo a la obtención de la nueva

Vida y obra de don Clitorino Meza

El pequeño gigante de Lepaguare Don Clitorino era un tipo muy sensible. De toque. Había que saber como hablarle, como tratarlo porque ese señor era delicado. Uuuuuuy… Allá en Lepaguare era famoso. Él