• Arturo Sosa

Autosacrificio: tarea del gobernante

Estela F, lado oeste




Retrato del décimo tercer gobernante, Waxaklajuun Ub´aah K´awiil transformado en el espíritu del jaguar, el animal más poderoso sobre la tierra y al mismo tiempo, en el dios Venus.


La estela proclama la importancia de la guerra, la captura de prisioneros y del sacrificio de sangre en honor a los dioses para mantener el orden natural del universo. Ideas fundamentales del sistema político, social y religioso en el mundo maya.


Los sacrificios, tanto de prisioneros como los auto sacrificios, eran parte de la antigua cultura. La sangre, símbolo universal de fecundidad y fuerza, era un instrumento necesario en las ofrendas para buscar la protección y beneplácito de los dioses. Era responsabilidad del gobernante ejecutar el autosacrificio horadando partes de su cuerpo (a veces la lengua, el pene o extremidades) para obtener el vital líquido.


Cuanto más alto era el rango del personaje a desangrar, más poderosa y agradable era la ofrenda.



El gobernante, más conocido en nuestros días por su popular nombre de 18 Conejo, erigió la estela F el 13 de octubre del año 721 d.C.



Proyecto personal de documentación: Ox Witik: reyes y dioses de Copán

2016-2018




26 views0 comments

Recent Posts

See All