Expresiones de fe
Imágenes de arte colonial religioso de Honduras

En 1502 un pequeño grupo de curtidos marinos y soldados, arribaron a tierras extrañas y en nombre de la corona católica de España tomaron posesión de ellas.

 

El grupo era comandado por Bartolomé Colón, hermano del Almirante Cristóbal Colón, quien enfermo, guardaba reposo en su barco anclado en la bahía. Era el cuarto y último viaje del Almirante y el descubrimiento de lo que en un principio fue llamado Punta Caxinas y posteriormente Honduras.

 

Guiados por todas las pasiones humanas, aquel grupo y todos los que les siguieron, avanzaron tierra adentro confiados en el rugir de sus cañones y en el brillo de sus espadas. Pero sobre todo, en el infinito poder de un ejército de querubines, ángeles, arcángeles, santos, vírgenes y cristos que los acompañaban.

 

Más de 500 años después, los conquistadores ya no se encuentran en Honduras, pero aquel cortejo celestial permanece en el país, atrapado en el tiempo, cumpliendo todavía la misión que les fue encomendada. Para muchos, ellos son parte de lo que ahora se denomina arte colonial religioso. Para otros, la gran mayoría, son más que expresiones de fe; son expresiones de Dios.

 

Arturo Sosa

Tegucigalpa, 2000