Eterna belleza: orquídeas de Honduras

 
 

¿Cómo saber con exactitud cuán rico es este país? Cómo podemos hablar de nuestra riqueza natural y cultural si muchas veces ni nosotros mismos lo sabemos.

Honduras es el segundo país más extenso de América Central y el que tiene la geografía más abrupta de todos ellos. Cerca del 75 % de nuestro territorio posee una pendiente arriba del 25%, un dato que permite entrever la existencia de: miles de montañas, cerros, pequeños cañones, precipicios, cascadas, ríos y valles.

 

Escenarios ideales pletóricos de sol, agua y climas que van desde lo cálido de las tierras bajas hasta las temperaturas templadas de nuestros bosques nublados.

Hábitats perfectos para la familia de plantas más hermosas que crecen en el planeta. Plantas que se vuelven aún más trascendentes para nosotros, hondureños, cuando nos damos cuenta que muy posiblemente, como lo dijo alguna vez el Dr. Paul House, representen «dos veces y media más especies que todas la que crecen en Europa».

Las orquídeas de Honduras nos demuestran la riqueza de la nación.

Ahora bien, ¿Cuántas especies de orquídeas habitan en Honduras? Para el año 2002, la Dirección General de Biodiversidad enumeraba 625 especies y 135 géneros de Orchidaceae. En el 2008, el Dr. Cirilo Nelson citó 652 especies y 142 géneros en su «Catálogo de plantas vasculares de Honduras espermotofitas» y en el 2010, agregó 39 especies más. En el 2014, los investigadores Hermes Vega, William Cetzal-Ix , Edgar Mó , Daniel Germer y Katya Soler reportaron ocho nuevos registros de orquídeas para el país.

Todo esto nos demuestra que es posible que a la fecha existan nuevos registros que no han sido difundidos con la suficiente amplitud. Sin embargo, debo ser honesto; mi interés por documentarlas tenía un propósito que se alejaba de la botánica e incursionaba más en la estética. Quería capturar (y celebrar) la eterna belleza de estas plantas que llamaron la atención de Teofrasto, inspiraron a Confucio y fueron el sueño y pasión de tantos y tantos exploradores, entre ellos el inolvidable Profesor Antonio Molina y su Rhyncholaelia digbyana, allá en la Escuela Agrícola Panamericana.

La belleza de las orquídeas es parte de nuestro patrimonio natural. Un regalo de la Naturaleza.

 

Arturo Sosa

Octubre 2015