Algunas ya no funcionan. Otras han olvidado los nombres de quiénes las crearon o de los hombres y mujeres que las trabajaron. Pero continúan ahí.

Son testigos en metal de los sueños, esfuerzos y sacrificios de una tierra. Una nación todavía en proceso.