Imágenes de arte colonial religioso de Honduras (2000-2002)

En 1502 un pequeño grupo de curtidos marinos y soldados arribaron a tierras extrañas y en nombre de la corona católica de España tomaron posesión de ellas. El grupo era comandado por Bartolomé Colón, hermano del Almirante Cristóbal Colón, quien enfermo guardaba reposo en su barco anclado en la bahía. Era el cuarto y último viaje del Almirante y era el descubrimiento de lo que en un principio fue llamado Higueras y posteriormente Honduras.

Guiados por todas las pasiones humanas, aquel grupo y todos los que les siguieron, avanzaron tierra adentro confiados en el rugir de sus cañones y en el brillo de sus espadas. Pero sobre todo, en el infinito poder de un ejército de querubines, ángeles, arcángeles, santos, vírgenes y cristos que los acompañaban.

Más de 500 años después, los conquistadores ya no se encuentran en Honduras, pero aquel cortejo celestial permanece en el país, atrapado en el tiempo, cumpliendo todavía la misión que les fue encomendada. Para muchos, ellos son parte de lo que ahora se denomina arte colonial religioso. Para otros, la gran mayoría, son más que expresiones de fe; son expresiones de Dios.


Santa María Dolorosa

Por un momento, la escultura barroca atribuida al artista colonial Blas de Meza, toma vida y nos inquieta con su profunda mirada en la Iglesia Los Dolores de Tegucigalpa.

Honduras es el segundo país con mayor patrimonio cultural colonial tangible de toda Centroamérica y se manifiesta en su arte religioso, edificaciones religiosas, civiles y calles.

Fotografía ganadora de la “Antología de las Artes Plásticas Honduras 2003”. Secretaría de Cultura, Artes y Deportes de Honduras y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

 

San Francisco de Asís

La orden franciscana llegó a Honduras en el último cuarto del siglo XVI. La iglesia San Francisco fue construida en el año de 1590 y todavía permanece en pie como una de las edificaciones más antiguas de Tegucigalpa, capital de Honduras.

 

San Sebastián

“Talla policromada de evidente escuela guatemalteca, aproximadamente de la segunda mitad del siglo XVII y procedente de la Misión de Luquigüe, Departamento de Yoro. Actualmente restaurada y en depósito del Instituto Hondureño de Antropología e Historia.”

Leticia de Oyuela

 

cristo-de-las-mercedes

Cristo de las Mercedes

Escultura en madera obsequiada por el Rey Felipe II a la comunidad minera de Santa Lucía el 15 de enero de 1572. El obsequio fue en agradecimiento por todo el oro y plata extraídos de las entrañas de la comunidad.

La pieza se encuentra en la iglesia de Santa Lucía, Fco. Morazán.

 

Virgen Dolorosa

Escultura cónica atribuida a Vicente Gálvez. Lágrimas de cristal se deslizan por las mejillas craqueladas de la Virgen, mientras que sus pestañas naturales y adornos en plata ayudan para convertirla en una obra maestra del barroco centroamericano del siglo XVIII.